viernes, 20 de mayo de 2016

Consideraciones para que te funcione la autosanacion



Si ya estás en el camino de la autosanación y ya sabes que la enfermedad es una oportunidad para crecer y dar luz a algo que está desalineado en ti, este artículo te puede interesar y ayudar.







Para practicar la autosanación es necesario un cierto nivel de consciencia que no todas las personas han alcanzado aun. Si estás deseando sanar por tus propios medios internos, ya no tienes tanta urgencia por acudir a algo o alguien que puede curarte, que pueda corregir los efectos que se manifiestan en ti. Ahora se te hace más importante entrar a un estado  de meditación, retroinspección y autocuidado.

Si bien, aun puedes utilizar medios externos para sentirte mejor, ya sabes que ellos son recursos parciales y temporales. Ya sabes que la raíz de toda enfermedad o malestar se encuentra en la calidad de tus pensamientos, de tus emociones y sentimientos. Ya sabes que es allí donde se encuentra el secreto de tu sanación.

Para conseguir una rápida recuperación de tu salud física, mental o emocional es necesario guardar la calma y este es un punto bien importante. La desesperación impide que puedas conectarte contigo mismo, impide que llegues al fondo del asunto y te hace consumir energías que necesitas para tu recuperación. La desesperación y el miedo son combustibles para cualquier enfermedad.

Una estrategia muy eficiente para contrarrestar el miedo es hacerte la siguiente pregunta: ¿para qué me puede servir esta enfermedad? O ¿Qué es lo que ésta enfermedad quiere decirme?

Una pregunta como esta hará que tu mente se abra inmediatamente a la posibilidad de entendimiento y dejará de estar en una posición negativa y de baja vibración. Bajo esta nueva perspectiva, tu enfermedad se convierte en una oportunidad para crecer interiormente y hasta puedes llegar a disfrutar de estar falto de salud.

Este es otra consideración importante.  Muy pocas personas pueden abrirse a la posibilidad de disfrutar de su malestar o enfermedad. Esto  requiere mucha valentía, especialmente si la enfermedad tiene un diagnostico cargado de malos pronósticos. Esos malos pronósticos nunca son verdades irrefutables, solo son creencias que se comparten en el colectivo científico y social. Toda enfermedad puede tener un desenlace muy particular dependiente del nivel de consciencia del que la está experimentando y nunca de lo que pienses los demás sobre ella.

Cada persona puede hacer evolucionar de manera distinta su enfermedad, dependiendo de su gran deseo de sanación y de la intensidad de su deseo por superarla.

Morris Goodman, uno de los actores de la película  El Secreto, se estrelló mientras intentaba aterrizar su avión. Con el cuello roto en C1 y C2, su espina dorsal aplastada, con todos los músculos grandes de su cuerpo destruidos, ya no era capaz de realizar cualquier función del cuerpo, excepto para abrir y cerrar los ojos. Sus heridas eran demasiado graves como para sobrevivir.

Pero el hombre que los médicos apodaron como "El hombre de los milagros" sobrevivió y con una fuerte fe en Dios, coraje y determinación, no sólo Morris reconstruyó su cuerpo, sino también su mente y actitud ante la vida. Su fabulosa recuperación, la atribuyó a las visualizaciones que Morris hacia para sanarse, como lo explica en la película.

El desarrollo y evolución de una enfermedad siempre depende de quien la sufre y nunca depende del pronóstico que de ella se ha hecho a partir de ideas de otras personas, sean científicas o no.

He visto en muchas ocasiones personas que padeciendo de leves enfermedades, se dejan hundir y se dejan victimizar por lo que otros le dicen que sucederá con su salud. Ya he hablado en otras ocasiones de los peligros del diagnostico medico que en algunas ocasiones pueden condenarnos a mas problemas de los necesarios.

Nadie tiene la suficiente autoridad como para decirte cómo se desarrollará tu enfermedad más que tú mismo.  Todo depende de tu determinación más que de cualquier otra cosa.

Para que tu determinación sea lo suficientemente poderosa, es importante que consideres este último punto que quiero que veas. No podrás sanar de ninguna dolencia, por leve que sea, mientras estés sintiendo lástima por ti mismo.

La enfermedad te está pidiendo que seas más alerta que nunca, que eleves tu poder personal y que te regales mucho amor mientras descubres el patrón que la crea.

Patricia González


lunes, 23 de febrero de 2015

El Cancer tiene una Explicacion

El cáncer, como cualquier otra enfermedad, tiene una razón de existir. No podría manifestarse si no existiera esa razón y no podría sostenerse en el tiempo sin seguir obedeciendo ese patrón.



Evidentemente, esta enfermedad tiene una connotación bastante más dramática que otra enfermedad debido a la urgencia del tiempo que juega en contra y a la urgencia de encontrar la solución, pero esa urgencia puede ser algo bastante favorable.

Cuando estás en urgencia, existe una mayor disposición a moverte, estás más dispuesto a hacer algo y más que eso, estás dispuesto a hacer cualquier cosa que pueda ayudarte. Esta es la parte favorable de estar en urgencia, porque para hacer un cambio interno es necesario tener apertura y la entrega necesaria.

Bajo esta urgencia estarás más dispuesto a analizarte internamente, hacer los cambios necesarios y soltar lo que no te hace bien.

Cuando no estamos en urgencia no es fácil reconocer y admitir que podamos estar enfermos por hacer algo que nos hace mal. Cuando digo hacer algo, me refiero a actuar, pensar y/o sentir algo en particular.

¿Podrías creer que un cáncer pueda existir bajo el patrón de ser servicial? ¿Y que la curación pase por dejar de ser tan servicial?

Te diré que el hecho de ser servicial es una cualidad muy hermosa, pero esa actitud, como todas las demás, se puede sustentar en un principio erróneo. Quizás quieras ser servicial porque es una cualidad positiva, sin que realmente la vivas en tu interior. Quizás, esta cualidad solo se manifiesta exteriormente, mientras que por dentro te sientes exprimido por los además.

Quizás expreses esta actitud solo por miedo a que te abandonen o simplemente porque quieres ser bueno para que no tengan algo que sacarte en cara. Un motor como ese, hará que la acción de servicio sea un veneno para ti. No es tan importante lo que haces, sino, el motor que te impulsa a hacerlo. Si no existe coherencia entre lo que sientes y lo que haces probablemente enfermes.

Si le dices esto a una persona que no está en disposición de revisarse te mirará y pensarás que estas loco, pero si se lo dices a una persona que está en la urgencia de sanar, existirán mas posibilidades de que al menos quiera escucharte y analizar si eso puede ser verdad en su caso.

Hay muchas acciones que realizamos porque intelectualmente parecen correctas, pero se encuentran sustentadas en un miedo a algo. Puede ser miedo al rechazo, al abandono, a la humillación, a la traición y/o a ser juzgado por ser mala persona. De nada sirve una buena acción si no tiene el sustento amoroso de su realización en el interior.

Otro ejemplo es el caso de una joven mujer que atendí hace unos días. Me contó que tiene quistes en sus ovarios, lo que le ha causado mucho dolor. Al conversar, llegamos a descubrir que ella odia sus ovarios por tener ovulación debido a que tuvo dos embarazos no deseados. Inconscientemente creía que los responsables de estos embarazos son sus ovarios.

Biológicamente hablando, efectivamente, sus ovarios permitieron la creación de sus óvulos que al fin de cuentas fueron fecundados. Pero a niveles más altos, ella tuvo la posibilidad de protegerse para no permitir la fecundación aunque sus ovarios siguieran produciendo óvulos.

¿Por qué no lo hizo?...por muchas creencias que tenia al respecto y por no tomar conciencia de las consecuencias. En esos eventos participaron muchos factores emocionales y creencias que no le permitieron tomar esas precauciones y hoy sigue responsabilizando a sus ovarios de todo lo sucedido.

Hay mucha confusión en esto. Para la mayoría de las personas parece un misterio que aun teniendo las mejores actitudes frente a la vida y los demás, podamos enfermar. Esto solo puede ser descubierto con un análisis profundo del motor que mueve a esas acciones.

Podríamos decir que el cáncer se genera cuando se ha generado una desconexión del corazón a causa de la mente que cree en ciertas cosas que no son verdaderas y autenticas para el corazón.

Te diré que el cáncer tiene una explicación. Nuestro avance en cuestiones espirituales está muy desarrollado en esto tiempos y es posible detectar esos patrones por medio de la información que está siendo difundida de manera masiva. Si la buscas, aumentan tus posibilidades de encontrarla.

Patricia González


Envía tu consulta a patricia@evolucionespiritual.com, intentaré responder lo más pronto posible. 

lunes, 19 de enero de 2015

Como creamos Las Enfermedades Cronicas

Toda enfermedad obedece a un patrón mental y emocional que nos aleja del amor. Ese patrón puede ser más difícil de identificar cuando hemos crecido y aprendido ciertas ópticas sobre la vida desde muy pequeños. 

Repetimos esos patrones casi sin darnos cuenta, porque aprendemos a ver la vida bajo ese prisma que nos enseñaron. 

La repetición de esos patrones crea esas enfermedades que sostenemos en el tiempo. 

La mayor dificultad que tenemos para superar una enfermedad crónica, es que de tanto repetir el patrón que las crea, perdemos la referencia de cómo es vivir la vida en ausencia del o los patrones que la alimentan. 

En este video describo por qué sostenemos en el tiempo estas enfermedades y qué hacer para superarlas. 

Espero que te guste, te ayude y te sirva. 
Compártelo si consideras que le puede servir a alguna persona. 





Patricia González

martes, 13 de enero de 2015

Vivir mas Inteligentemente

RESPUESTAS PARA EL ALMA




No es suficiente estar vivo y pasar el tiempo. 

Es importante vivir inteligentemente para 
poder disfrutar de esta existencia. 

Eso no es difícil, pero tenemos que cambiar 
ciertas ideas que damos por ciertas, 
sin percatarnos de que no nos ayudan.

De este tema hablaremos hoy 
jueves 14 de Enero en mi hangout en Vivo
a las 5 pm de Miami.

Link para asistir para suscribirte y asistir


Nos vemos allí. 

Patricia González

lunes, 10 de noviembre de 2014

No fluir con la vida enferma

No podemos negar que necesitamos actuar para procurar nuestro bienestar en esta vida. Si nada hacemos, nada conseguimos. 

Pero también es verdad que es necesario alcanzar un equilibrio  entre ambas posturas para tener los mejores resultados y gozar de una excelente salud.




A veces nos quedamos más detenidos de la cuenta y deseamos conservar la calma mientras evitamos mucho movimiento que nos perturba. En esta postura, nuestra vida se hace aburrida y pobre de experiencias. Posiblemente consigamos estar tranquilos pero con muchas carencias y soledad.

En otras ocasiones sentimos un gran impulso o deseo por hacer cosas, por cuidarnos y cuidar a la familia, por aportar, generar o conseguir ciertos resultados que considerarnos óptimos para nosotros mismos y para los demás. 

De esta manera estamos siempre preocupados y pensando en todo lo que tenemos que hacer, en todo lo que está pendiente, en todo lo que falta que aun no podemos conseguir. Esta actitud puede significar que estemos permanentemente presionando al universo.

En este caso, debido a que el Universo no es presionable, esa energía de presión se sentirá en nuestro propio cuerpo, creando una gran tensión que puede generar muchas molestias a lo largo de toda la columna vertebral, incluyendo todos los órganos que se encuentran a su alrededor. 

Esta es una de las mayores causas de muchas enfermedades que se relacionan con el fluir de la vida, como dolor de cuello y espalda, apneas, ulceras, dolores abdominales, desorden de la digestión, hemorroides y muchas mas.

Cuando estamos preocupados o forzosamente preocupados por conseguir ciertos resultados, pensando que sin nuestro esfuerzo eso no seria alcanzable, estamos creando una gran contrición de la energía vital en nuestro cuerpo. Si a eso le agregamos la culpa de no poder ser capaces de hacer todo lo que esperamos hacer, se sentirán fuertes dolores.

Esta actitud de exigencia desmedida hacia nosotros mismos está basada en la desconfianza que tenemos de la vida. Pensamos que si no nos esforzamos, si no nos ocupamos de eso, la vida se complicará para todos. Pensamos que somos responsables y que la vida por si sola no será capaz de proveer de las soluciones que se requieren.

Es necesario comprender que la vida es más sabia que nosotros, porque nosotros estamos en un proceso de recordar nuestra perfección y por lo tanto estaremos en buenas manos si nos dejamos cuidar y acariciar por sus bondades y bendiciones.

Vivir es más fácil de lo que pensamos. La vida solo necesita que le transmitamos nuestras buenas intenciones para que ella misma sea quien se encargue de hacer todo. La vida trae a nuestra puerta la ayuda que necesitamos, trae las personas y las circunstancias que se requieren para nuestro bien. Pero, casi siempre, pensamos que tenemos que salir a recorrer miles de km en busca de eso.

Por lo general trabajamos más de la cuenta y nos preocupamos más de la cuenta para atraer lo que necesitamos.

Piénsalo: ¿Qué tal si te detienes, descansas en tu silla favorita, cierras los ojos y le pides a la vida lo que necesitas hoy mientras sonríes alegre y amoroso?
De esta manera podrás actuar fluyendo y sin necesidad de control. 

Patricia González

sábado, 6 de septiembre de 2014

Eres algo así como un Dios dormido



Eres capaz de crear tus circunstancias y
si estas hoy no has podido hacerlo,
solo se trata de una simple confusión.

Compartimos programación que nos confunde
y eso hace disminuir el concepto que
tenemos de nosotros mismos.

Si te identificas con estas ideas,
te interesara la invitación que tengo para ti.


Un gran abrazo


Patricia Gonzalez

martes, 5 de agosto de 2014

Sanar mágicamente


Cuando hemos perdido el equilibrio en nuestra
salud nos vemos en la imperiosa necesidad de
sanar lo mas rápido posible. Pero esta urgencia
puede llevarnos a crear una magia, en vez de
hacer una verdadera sanación.

Recuperarse de alguna enfermedad puede ser
muy importante, pero aun mas importante es
como vamos a realizar eso. Y podríamos decir...