martes, 4 de octubre de 2011

Podemos vivir en perfecta salud



Desde siempre el hombre ha buscado una explicación a las enfermedades, dando lugar a muchas explicaciones que resultaría largo de detallar. Hemos pasado de creer que las enfermedades eran un castigo de los dioses, hasta las conclusiones científicas de la medicina moderna. Sin embargo, la medicina moderna está a punto de tener un nuevo giro a nivel mundial (porque hay quienes lo han sabido siempre), una comprensión de mayor profundidad, basada en la mente humana y no en el poder de los agentes externos como las bacterias.
La humanidad está descubriendo algo más, una increíble influencia de nuestros pensamientos sobre la creación de nuestras enfermedades.
Louisa Hay explica muy bien cada una de las enfermedades refiriéndose al tipo de pensamiento que la crea y añade el pensamiento que corrige esa creación.
Nadie quiere enfermar conscientemente y entonces descubrimos que se trata de una actividad que realizamos en forma inconsciente como respuesta a los estímulos externos de nuestra vida cotidiana, respuestas a veces cargadas de miedo, angustia, culpa, inseguridad, etc.
Cada vez que damos espacio a alguno de estos sentimientos, debilitamos nuestro sistema inmunológico, afectando el normal funcionamiento de nuestras células, tejidos y órganos y dejando nuestro organismo expuesto a una deficiente respuesta a los agentes externos como virus, bacterias y otros. La enfermedad se manifiesta cuando estos sentimientos son mantenidos en un tiempo suficiente para que el organismo se desequilibre, el resfrío no se manifiesta porque nos encontramos repentinamente con un virus, los virus están las 24 horas del día en todas partes, nos refriamos cuando bajamos nuestros niveles de defensa debido a una baja de nuestra vibración. Si nuestra mente se encuentra en paz, alegría y gozo (alta vibración), la naturaleza mantiene el equilibrio de todo el organismo. Solo se altera cuando nosotros lo alteramos.
Puedes advertir que hay días que te sientes mas hermoso/a cuando te miras al espejo. Hay algunos días en que tu rostro está mas reluciente y otros en que no lo es tanto. Hay días que puedes notar cambios físicos claros en la expresión de tus ojos, en tu piel, en tu pelo y si te has mirado con más detención podrás advertir cambios hasta en la forma de tu nariz.
Cada uno de esos cambios es generado por nuestro estado vibracional, nuestros pensamientos, emociones y creencias. Notaras la directa relación que se refleja en tu rostro cuando te sientes bien a cuando no te sientes tan bien.
De la misma manera como nuestras enfermedades son creadas, las podemos eliminar. Si hacemos la corrección de pensamiento la enfermedad es eliminada porque no es natural. Lo natural es la perfecta salud.
La medicina va camino a comprender que no es necesario matar los virus y las bacterias, que es una tarea titánica y casi imposible. La medicina va camino a comprender que se debe trabajar con la mente de la persona, restablecer su equilibrio emocional, sentimental y espiritual.

Patricia.

Tu Coach, para lograr los cambios que desees.

Si deseas recibir nuevas publicaciones, registra tu E-mail en la parte superior derecha del Blog.

2 comentarios:

  1. Maravilloso su artículo
    Hermes

    ResponderEliminar
  2. Si, es maravilloso cuando recordamos la verdad. Gracias.

    ResponderEliminar